El segundo embarazo

Cuando ya hemos sido madres, y tenemos que afrontar un segundo embarazo tenemos dos vertientes totalmente diferenciadas y a su vez muy divergentes entre sí.

Una de las vertientes es la experiencia y la otra los prejuicios que por culpa de esa experiencia hemos adquirido.
También es un aspecto negativo el hecho de estar pendiente del primogénito pues además sin hemos esperado el año medio recomendado por los pediatras puede ser un embarazo bastante embarazoso valga la redundancia.
En este embarazo aunque estés más relajada es aconsejable que estés muy atenta pues un embarazo con otro hijo menor puede resultar agotador.

Con lo que tienes que cuidar no sólo para tu nuevo hijo crezca lo más sano posible sino porque puedas llegar al momento del parto en plenitud de facultades.

Según dicen muchas madres en el segundo embarazo en seguida sienten los síntomas como que están más sensibles, pero esto no es verdad no es ni más ni menos que ya tienen experiencia del primer embarazo y detectan estos síntomas con mucha mayor facilidad pues lo reconocen desde el primer instante.
Pensemos que las señales son las mismas eso sí la barriga por lo general se hincha más fácilmente pues ya tiene adquirida la elasticidad del embarazo anterior, pensemos en el primer embarazo la barriga empieza a apreciarse a partir del quinto o sexto mes por el contrario el segundo embarazo ya se empieza a notar la barriga a partir del tercer mes.

Esto también es debido porque después del nacimiento del primer hijo el tamaño del útero jamás recuperará su tamaño original y que con el primer parto y con la edad la musculatura abdominal se vuelve más laxa.
Si has comprobado que estás embarazada no dudes en pedir cita con tu tocólogo.
, normalmente las pruebas prenatales suele ser las mismas lo que pasa que existen algunas que si durante primer embarazo que fueron bien ya no sería necesario volver a repetir, por ejemplo la prueba de la toxoplasmosis o de la rubeola.