RÖMER KIDFIX SIC

Para reducir de forma general las consecuencias del impacto lateral, responsable del 20% de casos de hospitalización infantil por accidente de tráfico, RÖMER ha reforzado la seguridad de su popular gama KIDFIX equipándola con su nueva tecnología SICT de protección contra el impacto lateral.

 BE COOL O3 LITE I-SIZE COLOR NEGRO
Está nueva silla se llama RÖMER KIDFIX SICT ha sido presentada en España en la feria de Valencia.
Está silla está diseñada para niños con un peso comprendido entre 15 y 36 kilos, es decir desde los 3 años hasta los 12 apróximadamente y pertenece al catálogo Römer.

RÖMER KIDFIX SICT es un asiento de seguridad infantil que tiene una óptima protección contra impactos laterales.
El respaldo se puede ajustar para el ángulo del asiento del vehículo.
La posición de reposo se puede ajustar mediante una palanca en la ranura del cojín del asiento.
Seguro y protegido por un lado, la banda perfecta de enrutamiento, por el contrario, el accesorio adicional permite la KIDFIX los anclajes Isofix apoyo estable.
El asiento de coche Kidfix de Römer está homologado para los niños de 15-36 kilogramos.
Römer es el fabricante de sillas de auto más utilizado por las marcas de automoviles para realizar sus pruebas con los que la seguridad del niño es evaluado desde el primer test de Euro ncap.
Se asegura de que los fabricantes de automóviles a adoptar una actitud responsable en relación con relación a los niños que viajan a bordo de su vehículo.
En noviembre de 2003, euro NCAP ha introducido una clasificación separada para la protección del niño de los ocupantes con el fin de proporcionar a los consumidores una información más clara sobre los resultados de estas pruebas.
Para esta evaluación, euro NCAP utiliza, en las colisiones frontales y laterales, el representante de maniquíes antropomórficos, respectivamente, de niños de 18 meses y 3 años.
Además de revisar los resultados de las pruebas de choque, euro NCAP también comprueba la claridad de las instrucciones para instalar el asiento para niños en el vehículo, con el fin de garantizar el ajuste más preciso y más seguro posible.
En esté caso Römer sigue a la vanguardia de la tecnica con la RÖMER KIDFIX SICT Sus almohadillas exteriores protegen doblemente al ocupante: Porque el 20% de los accidentes de tráfico mortales causados son por impactos laterales *, hemos ampliado nuestra galardonada serie de Impacto KID-Tecnología del amortiguador (STIC) Los cojines llenos de aire que absorben la energía en un lado de las fuerzas de impacto antes de que lleguen a su niño, dando como resultado menos lesiones en la cabeza, el cuello y el torso.
* Referencia: Investigación en RÖMER BRITAX 2005 Al encontrarse el punto de contacto más cerca de la puerta, la almohadilla recibe el impacto con unos milisegundos de antelación, disponiendo de un valioso tiempo extra para gestionar la absorción de energía por deformación.
La absorción de energía se gestiona desde el exterior del dispositivo, lo cual reduce en un 25% la energía que alcanza al ocupante.
El KIDFIX SICT viene además equipado con dos conectores homologados para su fijación a los anclajes del sistema Isofix del vehículo.
Este sistema proporciona las siguientes ventajas: Cuando no sse encuentra el ocupante se halla siempre bien sujeto, evitando que pueda convertirse en un proyectil en caso de impacto frontal.
Además en caso de impacto lateral, evita que el dispositivo gire sobre su eje vertical y bascule sobre su eje longitudinal, evitando así alterar el recorrido del cinturón sobre el cuerpo del ocupante desde el inicio hasta el final del impacto.
Y en el caso de impacto frontal evita el peligroso efecto submarino que se produce en los dispositivos del Grupo II/III sujetos a isofix.
Este efecto se da porque la sillita se halla sujeta con un anclaje rígido, más eficaz que el del ocupante, que va sujeto con los cinturones.
En consecuencia, en un impacto frontal el ocupante se desplaza hacia delante sobre la base a la vez que resbala hacia abajo, quedando retenido por el vientre hacia atrás en lugar de por la cadera.
la nueva silla RÖMER KIDFIX SICT evita la rotación hacia delante que provoca el efecto submarino con el uso de pinzas pivotantes para sus conectores al anclaje Isofix.
Además, viene equipado con un dispositivo de deformación controlada que aumenta unos centimetros la profundidad de la base para compensar el desplazamiento del ocupante.